El Ministerio Público finalizó las imputaciones en contra de Benedicto Lucas García, Manuel Antonio Callejas y Callejas y Cesar Noguera Argueta, acusados de deberes contra la humanidad, desaparición forzada y genocidio en tiempo del dictador Romeo Lucas García (1987-1982).

El último en escuchar la acusación fue Cesar Noguera, ex jefe de la tercera sección del estado mayor del ejército, puesto que le permitió conocer de primera mano la información sobre la subversión y a partir de ella orientar y sugerir acciones en la estrategia contrainsurgente.

Dentro de los medios de prueba presentados por el Ministerio Público, se encuentran decenas de testimonios de sobrevivientes de las masacres cometidas por el ejército entre enero y marzo de 1982.

En los tres meses que Noguera fungió como jefe de la tercera sección, se registraron 19 masacres y otros delitos que afectaron a 1,191 personas pertenecientes a la etnia maya Ixil.

Familiares y sobrevivientes se han hecho presentes en las audiencias y  denuncian que han sido víctimas en diversas ocasiones de violencia verbal e intimidaciones por los acusados, sus abogados o familiares.

“Siempre nos vigilan en la sala y en la salida, nos toman vídeos y fotografías. Incluso dentro de la sala vino un coronel a maltratarnos, pero ahorita nosotros ya no tenemos miedo y es un derecho” expreso Antonio Caba, representante de la Asociación Justicia y Reconciliación.

Para mañana se espera que los acusados presenten su primera declaración ante el Juzgado de Mayor Riesgo B, dirigido por el juez Miguel Ángel Gálvez quien tendrá que decidir si les liga o no a proceso por los delitos presentados.

Ir a descargar

 

 

Por Prensa