El sentir del chairo: La Toma

FOTO: Marco Antonio Hernández Arévalo

#Opinión.

Les quiero contar una historia reciente, una que sin duda, todas y todos conocemos o hemos escuchado… Ya les digo, solo me bajo del bus, me acomodo mientras me tomo unas aguas negras del capitalismo con bicarbonato y hablamos un ratito.

Pareciera una historia de terror, pero no es así, eso de la Universidad de San Carlos de Guatemala, como dirían por allí: está ¡Perro usted!

Porque estos patojos y patojas han estado ahí, en la resistencia de las tomas de la Universidad, donde no dejan entrar a nadie y está bueno, porque Walter Mazariegos el que quieren poner como rector, dicen que allá por el 2008 dicen, dicen… usted a mí no me crea, que fue participe del asesinato del decano de la Facultad de Humanidades, Mario Alfredo Calderón Herrera, quien había ganado tres veces seguidas la decanatura. Después de eso mágicamente queda Mazariegos ¿Va a creer usted eso?

Bueno, han pasado 14 años. Vengamonos un poquito más pa acá, ahora con eso de que a Murphy Paiz se lo llevaron preso por mafioso, por andar metido en eso de las Comisiones Paralelas, donde también está metido este otro don que fue rector Estuardo Gálvez, si todos estos se… tapan con la misma chamarra.

Pero, va a creer que el 17 de mayo de este 2022, los mandaron a sus “casitas” porque dicen que estaban malitos ¡Malaya! Hicieran lo mismo con uno de pobre cuando se enferma y andan con clavos judiciales, si no miré a las defensoras y defensores de derechos humanos, a quienes dejan en la cárcel, aunque no existan delitos por los cuales privarles de su libertad. 

¡Está jodida la onda usted! La cosa es que después de todos estos señores que han hecho cosas bien turbias dentro de la U, viene este otro señor Walter Mazariegos y el 14 de mayo de 2022, en el Parque de la Industria, otra vez la muchachada salió a manifestar. Estaba afuera del parque porque querían que se dejará participar a las otras planillas, en las cuales estaba la opción de Jordán Rodas Andrade (Jordy), Carlos Valladares (Doctor Strange). Luis Suárez, Edwin Calgua, Abraham Dávila, María del Carmén Paz y Walter Mazariegos.

La cosa es que habían pasado, por así decirlo, a las finales: Jordy, Doctor Strange y Mazariegos pero el don de la facultad de Humanidades no podía ejercer como Rector porque, según dice el Estatuto de la Universidad de San Carlos, pa’que uno pueda ser rector tiene que haber dado clases por un período de cinco años, y este apenas creo que tres años acumuló, luego se dedicó a ser Secretario Adjunto de la Facultad de Humanidades y, por eso después del clavo del Decano asesinado, él quedó en el cargo. 

Regresemos al Parque de la Industria, solo su gente entró a votar porque en las afueras habían chontes (Policías) y gente armada con el rostro cubierto con gorros pasamontañas, como esos que asaltan bancos en las películas de Hollywood. Este pequeño ejército personal no dejó que las otras planillas, estudiantes y docentes, votarán por sus candidatos. El se…ñor Pablo Oliva, Decano de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia, rector en funciones, dice: “estas elecciones son válidas” y lo declaró como ganador de la rectoría de la única Universidad Pública del país,  eso sí estuvo muy descarado.

Ahora, la gente de la Dirección General de Administración (DIGA), dice que la patojada tiene la culpa que no se les pague el salario al personal de la U, ¿va a creer usted? Si esto de las tomas no es nada nuevo, el pago de los salarios nunca se ha dejado de hacer. 

¡Ya sé! Me van a decir: “Siempre pasan cosas y los equipos se arruinan”, sí, pero no es motivo pa linchar a quienes mantienen tomadas las instalaciones del Campus Central de la USAC, culpándoles del atraso en el pago. En todo caso, hay que preguntarles ¿por qué no dan mantenimiento al equipo cuándo la universidad no estaba tomada por los estudiantes? 

Esos de la Dirección General de Administración (DIGA), son los responsables de que no se realicen pagos, porque hay profesores que no se les ha pagado desde hace siete meses. Entonces… Ahora que no digan que es culpa de las tomas, total son parte de este fraude y ¡a ley! lo defienden. Además,  no nos extrañe que alguna de estas personas, presenciaron la guerra de 36 años de duración, donde desaparecieron y asesinaron a más de 600 estudiantes y… quien sabe, a lo mejor, sobre ellas y ellos pesa el nombre de algún estudiante desaparecido y asesinado. Hoy criminalizan al estudiantado, por eso no es de extrañar que, posiblemente vendieron a sus compas, quizás no los mandaron a desaparecer y asesinar pero, si dieron ubicaciones, nombres para darles caída. 

Pero bueno usted lo dejó, ya se me acabó mi agüita negra del capitalismo con bicarbonato, tengo que irme si no me deja mi bus.  

Chairo, siempre chairo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Archivos