Traslado de votantes, incertidumbre, actos violentos, entre otros, fueron registrados por observadores de la OEA

Foto de referencia: Ángela Cuc

El proceso  electoral de primera vuelta, estuvo acompañado de incertidumbre, incidentes violentos, denuncias de delitos electorales y poca comunicación entre el Tribunal Supremo Electoral (TSE), candidatos y Partidos Políticos, así lo señala el informe preliminar de la Misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los observadores indican que previo a los comicios generales, realizados el pasado 16 de junio, fueron informados de actos violentos contra candidatos y alcaldes, y de amenazas contra periodistas y ataques racistas en su mayoría contra mujeres candidatas a cargos de elección popular.

Destacan que en Escuintla, Huehuetenango y Sacatepéquez, hicieron falta papeletas en  centros de votación, aunque  fue solucionado por el TSE,  además, hubo  dificultad para leer algunos nombres y agrupaciones políticas por su letra pequeña  en las papeletas, “se observó que la letra pequeña utilizada para los nombres de algunos partidos y candidatos, dificultó su posterior lectura,  especialmente en el caso de adultos mayores”, leyó, Luis Guillermo Solís, jefe  de la Misión de Observación electoral de la OEA.

El traslado masivo de personas por parte de algunos partidos políticos fue evidente, según los observadores de la OEA, esta acción fue interpretada de diferentes maneras, “para unos se trataba de casos de acarreo de votos, mientras que para otros, no era más que la legitima capacidad de los partidos de trasladar a sus simpatizantes de un municipio a otro”, señala el informe preliminar. 20 denuncias relacionadas con actos de coacción al votante y el uso de recursos públicos fueron recibidas por los observadores de la OEA.

Además, también señalaron el desconocimiento por parte de los miembros de mesas receptoras de votos  y juntas electorales para resolver algunos conflictos presentados en  centros de votación. El clima de tensión y hechos violentos, se incrementaron después del cierre de las urnas,  un 37,5%  de los incidentes se registraron en municipios donde  los alcaldes buscaban su reelección, según informó la OEA, en una conferencia de prensa.

En distintos municipios continúan las manifestaciones de diversos ciudadanos y ciudadanas que exigen se repitan las elecciones por fraude electoral, no obstante, en redes sociales diversas personas también señalan frade por la cantidad de incidentes registrados, previo y durante el proceso electoral. Sin embargo,  para los observadores de la OEA no hubo fraude electoral.

Los observadores recomiendan para la segunda vuelta, que el Tribunal Supremo Electoral debe procurar tener mayor comunicación con los partidos políticos  e instituciones, para resguardar la seguridad de materiales electorales y centros de votación.

Ir a descargar