Foto: elPeriódico

Un incremento de víctimas de trata de personas se registró durante el 2018, sin embargo, continúa siendo uno de los delitos poco denunciados.

La mayor cantidad de víctimas de trata de personas son mujeres, los datos del Ministerio Público (MP), dan cuenta que en el 2018 un 63% de las victimas detectadas fueron mujeres. Ana Lucia Peláez, defensora de las víctimas de trata de personas de la Procuraduría de los derechos humanos (PDH), señala que las niñas, niños y adolescentes son otro grupo vulnerable ante la trata.

Entre las modalidades más denunciadas se menciona la explotación sexual, explotación laboral, matrimonios forzados, adopciones irregulares entre otros, aunque Peláez señala que existe una normalización de la trata de personas, además que se desconoce la forma en la que este delito se manifiesta.

Guatemala. Escuintla, Izabal, San Marcos y Quetzaltenango son los departamentos con mayor número de posibles víctimas detectadas. “Existe un vínculo reducido entre  la migración y la trata” advierte Peláez, a través del tráfico de personas las personas migrantes son un blanco fácil para ser captas por redes de trata.

El acceso a la justicia resulta ser difícil para las víctimas, el año pasado se registró una disminución  de sentencias, fueron dictados seis sentencias condenatorias y cinco absolutorias mientras que en 2017 se conocieron 46 sentencias. Estos datos son los que presenta el Informe de situación de trata de personas 2018, presentado por PDH.

Ana Lucia expresó que el Estado debe garantizar justicia a las víctimas. Por otro lado, no existen datos desagregados para conocer la identidad cultural y étnica de las víctimas, por lo que insta al MP contar con un registro adecuado.

Por otro lado, Jordán Rodas, Procurador de derechos humanos insto a las instituciones de estado contar con políticas que ayuden a combatir dicho delito.

Por Prensa