#Guatemala | Marco Antonio Hernández Arévalo – Noticiero Maya K’at

La comunidad de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) desde abril del 2022 vive tiempos complicados. El motivo: la elección de Walter Mazariegos Biolis como Rector de la única casa de estudios superiores de carácter público del país. El 14 de mayo se realizó el proceso electoral con la aprobación del Consejo Superior Universitario (CSU) en un salón del Parque de la Industria, instalaciones administradas por el Comité Permanente de Exposiciones (COPEREX) ubicadas en la zona nueve de la Ciudad Capital.

Mazariegos es rechazado por diversos sectores de la universidad, movimientos urbanos y organizaciones sociales. Le señalan de tener relación con el asesinato de Mario Alfredo Calderón, Decano de la Facultad de Humanides, tener nexos con el narcotráfico y realizar acarreo de personas para favorecer su candidatura como Rector. Asumió el puesto como Rector de forma virtual, pese a señalamientos y el rechazo de la comunidad Sancarlista, movimientos urbanos y organizaicones sociales.

A partir de su llegada al cargo, el Sindicato de Trabajadores de la Universidad de San Carlos (STUSC) nota como se empieza a ejecutar una serie de despidos a trabajadores y trabajadoras de una manera irregular, según declaran integrantes del sindicato. Enrique Bremer, miembro de la Junta Directiva del STUSC, nos cuenta lo que ocurre actualmente en la Universidad.

1) ¿Cómo ha estado la situación en la USAC para las y los trabajadores desde que Mazariegos asumió la Rectoría?

Ha existido para el STUSC y la Junta Directiva una gran preocupación porque a ocho días de haber asumido esta nueva administración avalada por el CSU, sí ha habido despidos injustificados.

¿Qué es lo que le hemos pedido a las autoridades? no despidos por política, ni contrataciones por política. Sin embargo, esto se sigue dando.

Al momento hemos contabilizado por lo menos 25 personas que han sido despedidas injustificadamente, no solamente acá en el Campus Central sino a nivel nacional. El monto puede ir incrementándose. Este es un dato primario que tenemos, pero seguiremos haciendo las consultas y, seguramente habrá más gente que resulte despedida.

Estos despidos injustificados es algo que daña el presupuesto de la USAC.

Hoy por hoy la USAC adeuda a muchos trabajadores que fueron despedidos de igual modo hace cuatro años, alrededor de 90 millones de quetzales. Ese recurso económico por supuesto podría ser utilizado en otra cuestión, académica, de extensión o investigación, o de tema laboral también, sin embargo, como estos despidos son abruptos, lo que provoca es que haya reinstalaciones y que se les pague a las personas que salieron sueldos caídos.

Esos 90 millones es lo que nosotros tenemos conocimiento.

¿Qué provocan las autoridades con esto? dañar el erario de la USAC que, dicho sea de paso, hoy se encuentra en números rojos.

Aparte de los despidos injustificados, algunos de personas que tiene más de 15 años de trabajar, otro tema que nos preocupa mucho es el tema del cambio de condiciones laborales.

Nos han comentado que se ha citado a trabajadores y les han indicado que se les va a entregar el contrato de trabajo, pero que ahora él/ella ya no trabajará de lunes a viernes, sino que tres días entre semana, y dos días de fin de semana (un ejemplo de ese estilo). O que ya no va a trabajar en su área, sino en otra.

Eso no debe ser así. Los trabajadores generamos una estabilidad laboral, una relación laboral, y para cualquier tipo de cambio de condiciones laborales, el Pacto Colectivo establece que debe de haber un acuerdo entre ambas partes, entre el patrón y el trabajador para cambiar esas condiciones.

Para cualquier tipo de cambio en estas condiciones deben de estar de acuerdo ambas partes. Pero si la Autoridad impone un cambio, definitivamente debemos denunciarlo y por supuesto, contraviene lo que establece el Pacto Colectivo.

Otra situación que nos preocupa es que, ayer (7 de julio) citaron a un grupo de trabajadores de la Dirección General de Extensión Universitaria (DIGEU), para firmar contratos por el semestre. Se les entregó el contrato en primera instancia del uno de julio al 31 de diciembre del 2022, es decir, el segundo semestre completo. Esto fue alrededor de las nueve y las diez de la mañana. Entre 11 y 12 del mediodía los llaman nuevamente, y les indican que los contratos estaban mal, que no se firmarían por 6 meses, sino que por 3 meses únicamente.

Esto también contraviene lo que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) indica en cuanto a la estabilidad laboral, algo que debemos generar las instituciones. Esto genera inestabilidad en los trabajadores, no solo en su situación económica sino también en su situación emocional-psicológica.

Afecta el hecho de estar en esa instancia, y no saber qué va a pasar en 3 meses.

 

2) ¿Estos despidos son ya un hecho?

Los despidos están establecidos, se lo han hecho evidente a los trabajadores notificados.

Y, han estado despidiendo de manera irregular. Es decir a través de un mensaje de WhatsApp, a través de una llamada, o de manera verbal.

Todos sabemos que cualquier autoridad que pretenda tomar una decisión de este tipo, debe notificarlo por escrito. De esta manera se torna oficial una instrucción. Entonces al no ser así, el trabajador se queda en ese >>limbo<<.

Sí, es algo que es evidente, que ya está pasando. El tema de cambio de condiciones no ha sido confirmado, solamente nos han hablado algunas personas, denunciando que esa es la pretensión, y que se los han dicho entre líneas. Pero que sí tenemos que estar atentos a que puede pasar, porque si ya iniciaron con los despidos, esto otro también puede pasar.

El asunto de los contratos reducidos de seis a tres meses, también es un hecho, eso pasó ayer jueves (7 de julio), y pasó específicamente en la DIGEU.

Si es algo que está pasando. No son supuestos.

 

3) ¿Quién despide?, ¿Quién envía el Whatsapp?

Entendemos nosotros que no son las direcciones primarias, es decir la dirección de DIGEU, o la dirección de DIGA, sino que son mandos medios en algunos casos. En algunos otros casos son incluso gente de Rectoría.

Escuché hace un momento que un asesor del Rector llamó a una persona para decirle que ya no continúa más, que se le acabó el contrato. Pero sí hay casos también donde han actuado las direcciones de DIGA y de DIGEU.

 

4) ¿Cómo está el asunto de los despidos en la metrópoli comparándolo con los Centros Regionales? 

Tenemos un listado en el que hemos estado trabajando. En general, es alrededor de 23 a 25 personas las que nos han notificado hasta este momento (8 de julio).

Tuvimos despidos en Xela-Quetzaltetango (Centro Universitario de Occidente CUNOC), en Huehuetenango (Centro Universitario de Nor Occidente CUNOROC), en Zacapa (Centro Universitario Zacapa CUNZAC), y acá en el Campus Central.

 

5) ¿Qué justificación les han manifestado a los despedidos?

No hay una información clara del tema, simplemente les dicen que se venció el contrato, entonces que no obliga la Universidad a renovarlo.

No hay una justificación clara del porqué los han despedido. Gente que no tiene ningún proceso disciplinario, por ejemplo, que han estado bien en su récord, y aun así es despedida. Lo que más vemos nosotros es que es un tema político. 

Definitivamente esto se da cada cuatro años. Cuando entra una nueva administración, entra con sus nuevos ideales, y por supuesto, como les llaman ellos, con sus nuevos trabajadores de confianza. Entonces despiden a todos los de la administración anterior.

Lo que se ha visto es que despiden a los mandos altos, a las personas que dirigen, pero en esta oportunidad se han visto despidos desde secretarias, oficinistas, hasta jefaturas.

 

6) ¿Las autoridades ya han tenido acercamiento al STUSC por este tema?

Justamente el día martes (5 de julio) hubo un acercamiento con tres de las autoridades: el Ingeniero Luis Pedro Ortiz, nombrado como director de la DIGA. El Arquitecto Milton Fuentes, director de Servicios Generales, y el Lic. Erick Tejeda, jefe de RRHH. Se apersonaron en primera instancia para presentarse como autoridades ante nosotros como Sindicato. La intención era demostrar que llevaban una actitud positiva.

Nosotros les comentamos que ya había gente despedida y que, si realmente llevaban una actitud positiva y querían privilegiar el diálogo, que por favor cesaran el tema de los despidos. Así mismo que los trabajadores que fueron notificados como despedidos, retornaran a sus labores. De esa manera veríamos nosotros que en realidad existe una buena intención de su parte. Ese fue el primer acercamiento.

Estos trabajadores son de la nueva administración. Acaban de empezar a trabajar.

 

7) ¿Qué procede como Sindicato si formalmente se efectúan los despidos?

Nosotros les solicitamos que nos notificaran si iban a continuar con estos procesos de despidos, desde el martes (5 de julio) y hasta hoy viernes (8) no ha habido ninguna respuesta. Nosotros ya tenemos acciones legales pertinentes para poder garantizar la estabilidad laboral de los trabajadores que han sido despedidos.

 

8) ¿Qué procede cuándo se notifique mediante papelería formal que sí se efectuaron los despidos?

De hecho, nosotros ya ni esperamos eso, por la forma en la que están haciéndolo. Y aun cuando llegara, sería una herramienta más para adjuntar en el expediente.

Hoy viernes 8 de julio, ya se ingresó un expediente que es un incidente de reinstalación, porque la USAC hoy por hoy se encuentra emplazada. Esto quiere decir que como STUSC tenemos actualmente un conflicto colectivo de carácter económico social más conocido como Pacto Colectivo, que no ha sido suscrito, no ha sido firmado por las partes. El CSU tiene sus dudas con la firma.

Nosotros llevamos a cabo la negociación como correspondía, pero ellos no lo han querido firmar. Derivado de este conflicto se genera esto que se llama el emplazamiento. Y esto es que la USAC tiene prohibido despedir de una manera déspota o autoritaria a cualquier trabajador. Para poder despedir al trabajador tiene que haber un proceso judicial mediante la orden de un juez. Un juez tiene que determinar si efectivamente procede o no el despido. Ese es el proceso.

Pero los despidos recientes no han llevado este proceso judicial. Derivado de eso es que hoy se interpuso el recurso de reinstalación, y esperaríamos tener respuestas positivas para la próxima semana. Este recurso fue presentado por el STUSC.

 

9) ¿Qué exigen ustedes como STUSC a las Autoridades?

Que respeten la estabilidad laboral, no más despidos, y que las contrataciones venideras lleven los procesos pertinentes, establecidos en el Manual de Clasificación de Presupuestos y Salarios y las normativas universitarias.

Si hay una creación de plaza, que no sea para beneficiar a alguien que esté dentro de la nueva administración, sino que la persona que llegue allí llegué por un tema de meritocracia, porque realmente sabe, porque conoce, y porque se lo ha ganado.

Y por supuesto, también a las Autoridades Universitarias les pedimos que firmen el Pacto Colectivo, tema que han dejado de lado. El Pacto Colectivo es urgente que también se toque en la mesa del CSU, con la Autoridad de la nueva administración.

Del tema de las autoridades y de las elecciones en sí, decirle que nosotros todo el tiempo manifestamos que para nosotros sí hubo vicios fundamentales en los procesos, eso está claro, lo hemos dicho desde el principio.

No creímos oportuno ni conveniente que continuaran con la toma de posesión, pues esperábamos que el CSU tomara otra decisión. Sí había argumentos para poder repetir las elecciones. Estamos trabajando con estas autoridades, pero lo hacemos porque en materia de derecho laboral nos corresponde. Autoridades que para el CSU son legales, pero para nosotros son ilegítimas, desde las elecciones llevadas a cabo.

Esperaríamos que toda la comunidad Sancarlista se sume a los esfuerzos de la lucha por la defensa de la Autonomía de la USAC, que es muy importante. Como STUSC esa defensa de la Autonomía es parte de lo que debemos generar, de lo que debemos defender, de nuestra razón de ser, y del deber ser.

Y es por ello que hemos estado en esta mediación, para que sean respetados los procesos eleccionarios desde su principio, y que se respete la autonomía. En realidad, hemos estado preocupados porque hasta el momento no ha habido una comisión de parte del CSU que haya venido a dialogar con el Estudiante.

El Estudiante está en toda la anuencia, tienen toda la voluntad de poder llegar a un diálogo y llegar a un buen consenso para que puedan liberarse las tomas de las instalaciones. Pero tiene que haber una garantía para ellos, y tiene también que existir un diálogo en ambas vías, positivo.

 

10) ¿Cuáles son sus proyecciones respecto al futuro?

Estamos ahora en esa incertidumbre. Es preocupante que no exista una mesa o comisión de diálogo a estas alturas del momento.

Al menos este siguiente semestre lo vemos bastante golpeado, no solamente en lo académico, que eso ya es un hecho, sino también económicamente.

La Universidad para terminar el año, cada año debe de gestionar un presupuesto extraordinario que Finanzas Públicas le da. Ello lo autoriza el Congreso y/o el Ejecutivo y que, hasta este momento, sabemos que no ha habido ningún trámite de ese presupuesto.

Entonces sí, lo vemos complicado en estos dos aspectos.

Esperaríamos que el tema laboral se resuelva, pero si no, hablaríamos de que también se vería sumamente complicado el tema laboral en la Universidad de san Carlos, única Universidad Pública de Guatemala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.