Pablo Montenegro.


Esta mañana la Corte Interamericana de Derechos Humanos realizó la audiencia de supervisión en el caso Molina Theissen contra el Estado de Guatemala. El representante del Estado en su intervención se limitó a señalar que el Estado está haciendo los esfuerzos para cumplir con la sentencia ordenada y que siguen haciendo los esfuerzos para localizar el cuerpo de Marco Antonio Molina Theissen.

El niño Molina Theissen fue desaparecido el 6 octubre de 1981. Su caso fue conocido en debate oral y público por un tribunal nacional, el cual emitió sentencia condenatoria contra 4 ex altos mandos militares por tener responsabilidad en su desaparición. Doña Emma Theissen, madre de Marco Antonio, pidió una pena contra el Estado de Guatemala porque no ha hecho nada para localizar a su hijo.

Ana Lucrecia Molina Theissen, hermana de Marco Antonio, se dirigió a la CIDH y expresó su opinión respecto a la ley de amnistía que el Congreso de la República impulsa para dejar en libertad a perpetradores de violaciones de derechos humanos.

Claudia Paz y Paz, directora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, CEJIL, expresó que la propuesta de ley 5377  promueve impunidad para las personas responsables de crímenes de guerra y violaciones de derechos humanos durante el Conflicto Armado Interno.

Paz y Paz agregó que con la aprobación de las reformas a la Ley de Reconciliación Nacional se pone en riesgo la vida de los sobrevivientes, las familias de las víctimas, los peritos y los jueces que emitieron sentencia contra quienes ya han sido sentenciados por crímenes de lesa humanidad y violaciones de derechos humanos.

En las afueras del Congreso de la República sobrevivientes y familiares de las víctimas del Conflicto Armado Interno realizan un plantón para exigir a las diputadas y diputados que den marcha atrás a la iniciativa de ley 5377, la que actualmente se encuentra en segunda lectura, porque consideran una burla a la memoria de las víctimas y niega el derecho al acceso a la justicia.

Por Prensa